Consejos para la conservación de la leche materna

Consejos para la conservación de la leche materna

Susana PérezEscrito por: Susana Pérez

Sabemos que la leche materna es el mejor alimento que puede recibir un bebé en sus primeros meses de vida, pero también sabemos que no siempre tenemos la posibilidad de amamantar directamente a nuestros hijos nosotras mismas, por ello en este post te vamos a dar una serie de consejos para la conservación de la leche materna que te ayudarán a mantenerla en perfectas condiciones.

Una vez volvemos al trabajo y ya no podemos estar todo el día con nuestros bebés, la mejor opción es extraer la leche materna y conservarla, para que así el peque pueda seguir tomándola sin que estemos nosotras, siendo mucho más beneficiosa que la leche de fórmula que podemos comprar en las farmacias.

Pero eso sí, al conservar leche materna es importante tomar una serie de precauciones que garanticen que se mantendrá en perfectas condiciones y que seguirá siendo beneficiosa para nuestro bebé, y a continuación te las vamos a contar.Curso alimentación BLW

Precauciones al conservar leche materna 

Si vas a guardar leche materna debes lavarte las manos antes de extraer la leche, así como usar recipientes que estén desinfectados y perfectamente limpios.

Asimismo, debes congelar la leche materna o guardarla en la nevera lo antes posible, inmediatamente después de su extracción, para así evitar que pierda sus propiedades nutritivas.

También es importante almacenar la leche materna en pequeñas cantidades, para así asegurarte de no desperdiciar leche con cada toma. Aquí te recomendamos escribir la fecha de la extracción en cada recipiente para así asegurarte de escoger siempre la más antigua.

Por último, cuando vayas a dar la leche materna guardada a tu bebé remuévala bien.

 

¿Cómo conservar la leche materna correctamente? 

Al conservar leche materna hay que diferenciar entre guardarla en la nevera o en el congelador. Siempre es más recomendable la leche materna guardada en la nevera que la congelada, pero cuando la leche se vaya a utilizar dentro de varios días será mejor congelarla para evitar que se ponga mala.

Cuanto antes se consuma la leche materna mejor conservará sus propiedades antibacterianas, antioxidantes, vitaminas y grasa natural.

¿Cómo conservar leche materna en la nevera? 

Almacenar la leche materna en el frigorífico es recomendable cuando se vaya a tomar como máximo tres días después de la extracción, y a continuación te vamos a contar cómo hacerlo de la manera adecuada.

Lo primero a tener en cuenta es que debes guardar la leche materna en la nevera inmediatamente tras su extracción, utilizando biberones o recipientes seguros, libres de BPA y perfectamente limpios.

Al almacenar leche materna en la nevera podrás añadir pequeñas dosis de leche extraída en el mismo recipiente, siempre y cuando la leche esté refrigerada. Está terminantemente prohibido añadir leche a temperatura corporal en un recipiente con leche ya refrigerada.

También es importante conservar la leche materna en la zona más fría de la nevera, lo más al fondo posible.

¿Cómo conservar leche materna en el congelador?

En el caso de que no vayas a utilizar la leche en los próximos ¾ días lo más recomendable es congelarla, y a continuación te vamos a contar cómo conservar la leche materna en el congelador:

Lo más importante es congelar la leche materna lo antes posible tras la extracción, pudiendo mezclar diferentes tomas, siempre y cuando la leche no esté a temperatura corporal.

Al almacenar leche materna en el congelador recomendamos hacerlo en cantidades inferiores a 60ml, ya que de esta forma será más fácil descongelarla y evitar posibles pérdidas.

Asimismo, asegúrate que los recipientes que uses para congelar la leche materna sean seguros, estén perfectamente limpios y se puedan utilizar en el congelador. De la misma forma que en la nevera, también es importante almacenar la leche en el fondo del congelador, donde la temperatura es más constante.

Deja un comentario