Natación del bebé: todo lo que debes saber

Natación del bebé: todo lo que debes saber

Susana PérezEscrito por: Susana Pérez

Son muchas las mamás que con el objetivo de estimular los sentidos del recién nacido optan por la natación del bebé, también conocida como “matronatación”, la cual deja unos resultados muy positivos en los peques, favoreciendo su estimulación y ayudando además la recuperación tras el parto de la madre.

Lo ideal es la natación para bebés guiada por un monitor, ya que además de enseñarle a la mamá diferentes técnicas positivas para la sujeción del bebé, también favorece la adaptación al agua del bebé de una forma más divertida.

El monitor a través de la natación en bebés enseñará a los padres a aprovechar todas las posibilidades de movimiento que ofrece el agua.

Natación para bebés: ¿cuándo es el mejor momento? 

El momento ideal para comenzar la natación para bebés lo decide la madre, ya que los recién nacidos han pasado nueve meses sumergidos en el líquido amniótico del útero, y por tanto están totalmente adaptados al agua, pudiendo incluso mantener los ojos abiertos sin ningún problema, y teniendo una capacidad de audición muy superior a la de los adultos.

Algunos pediatras que para comenzar la natación en bebés es necesario que el peque pueda regular su temperatura corporal ligeramente, por lo que quizá lo mejor sería consultar con el pediatra cuándo es el mejor momento.

Los expertos aseguran que entre el cuarto y el sexto mes es el mejor momento para comenzar con la natación del bebé, ya que antes, aunque estarían en perfectas condiciones para nadar, es posible que la piel no estuviera preparada para soportar los elementos químicos del agua de la piscina como el cloro.

Hasta entonces, para ir preparándolo para la natación de bebés, puedes ir chapoteando con él en la bañera, y echarle agua sobre la cabeza, ya que de esta forma le perderá el miedo al agua y la verá más divertida. Es importante que el agua esté a una temperatura de 33ºC, que es la que suelen tener las piscinas cubiertas.

Por otro lado, es importante que el bebé esté descansado y no tenga hambre, ya que se trata de una actividad muy exigente para los recién nacidos, y de lo contrario podría ser complicado que aguantase sin llorar y quejarse.

Principales beneficios de la natación para el bebé 

La natación para el bebé es muy beneficiosa, ya que favorecerá un desarrollo más rápido y eficaz de la musculatura y de los huesos, ya que al estar acostumbrados al agua tienen una mayor facilidad para estirar la columna vertebral.

De esta forma se previenen posibles problemas de limitación de movimientos, especialmente en la zona del cuello y la cabeza, ya que el contacto con el agua fortalecerá sus músculos.

Asimismo, la matronatación también es beneficiosa para el sistema respiratorio, ya que favorece el cambio el cambio de una respiración nasal a una respiración motriz.

Por otro lado, la natación en los bebés mejora su desarrollo cognitivo, el cual se desarrolla de forma mucho más rápido que el de los bebés que no han nadado nunca.

Elementos necesarios para la natación del bebé 

Lo más importante para la natación de los bebés es que el agua esté a una temperatura de entre 31 y 35 grados, así como contar con un monitor especializado en matronatación, y que la piscina ofrezca la libertad de movimientos necesaria y un apoyo seguro a la mamá.

A partir de ahí, también es necesario utilizar pañales para el agua al practicar natación con el bebé, tanto para evitar que las necesidades del bebé acaben en el agua como para mantener protegido su culito.

Por otro lado, sería recomendable llevar un bolso cambiador con un albornoz, muda, crema hidratante y comida para el bebé. 

Deja un comentario