Flujo amarillo en el embarazo: ¿a qué se debe y qué hacer?

Flujo amarillo en el embarazo: ¿a qué se debe y qué hacer?

Susana PérezEscrito por: Susana Pérez

El flujo amarillo en el embarazo es algo totalmente normal que no debe por qué significar un problema, siendo muy habitual especialmente en mujeres con un flujo vaginal más grueso de lo normal durante el periodo de evolución.

Cuando sí que hay que tener cuidado es con el flujo amarillento en el embarazo con un olor muy fuerte y desagradable, así como si su presencia va acompañada de dolores en la zona genital o al orinar, ya que podría significar que se ha producido una infección.

En cualquier caso, si tienes flujo amarillo durante el embarazo y quieres salir de dudas, lo mejor es que consultes a tu ginecólogo para salir de dudas, identificar el problema y buscar el mejor tratamiento posible.

Posibles causas del flujo amarillo durante el embarazo

Aunque sea algo totalmente normal, existen diferentes causas que propician el flujo vaginal amarillo en el embarazo, y a continuación te las vamos a contar.

El flujo vaginal amarillento en el embarazo puede deberse a una vaginosis bacteriana, que consiste en una infección normal cuyo origen suele estar en las relaciones sexuales.

El flujo amarillo durante el embarazo también puede deberse a una inflamación o infección de los pólipos cervicales. La razón de que esto ocurra es la acumulación de bacterias durante el recorrido del flujo desde el útero hasta el canal cervical.

Durante el embarazo, el flujo vaginal amarillento también puede deberse a una tricomoniasis, siendo este el caso más grave, ya que si no se trata correctamente podría provocar un parto prematuro del bebé.

¿Cómo tratar el flujo vaginal amarillo en el embarazo? 

El tratamiento del flujo vaginal amarillo durante el embarazo variará en cada caso, ya que en función de la causa que lo haya provocado, habrá que seguir un tratamiento u otro.

Para tratar el flujo amarillo es importante acudir rápidamente al ginecólogo, y él te dará las indicaciones necesarias para tratar una posible infección y evitar riesgos. Es importante tratar las infecciones vaginales rápidamente y solucionarlas antes del parto para evitar problemas en el nacimiento.

Cada infección se tratará de una manera diferente en función de cada tipo y la gravedad, siendo el tratamiento oral el más utilizado.

En cualquier caso, existe una serie de consejos para tratar el flujo amarillo en el embarazo que serán de gran ayuda para aliviarlo y ponerle solución.

  • Uso de preservativo al mantener relaciones sexuales para evitar el contagio de la pareja.
  • No utilizar productos de higiene íntima, ya que podrían alterar el pH vaginal y potenciar el color amarillento del flujo vaginal.
  • No darse duchas vaginales para evitar que el agua pudiera remover las bacterias acumuladas en la vagina.
  • Vestir ropa interior de algodón, ya que es la más transpirable, y por tanto no provocará irritación y aumentará la sensación de alivio.
  • Restringe el uso de pantalones ajustados para airear la zona afectada, siendo la mejor opción los pantalones anchos de algodón, las faldas y los vestidos.
  • Cambia los tampones higiénicos por toallas sanitarias, que resultan mucho menos agresivas.
  • Llevar una dieta saludable y equilibrada durante el embarazo también es importante, reduciendo la ingesta de alimentos ricos en grasas y calorías, que afectarán a los niveles de estrógenos y elevarán la cantidad de fluidos.

Ya lo sabes, si tienes flujo amarillo en el embarazo no tienes de qué preocuparte, pero para salir de dudas y evitar riesgos, lo mejor es que consultes con tu médico para que descarte cualquier tipo de problema y busque el tratamiento más adecuado.

Deja un comentario