Lactancia prolongada: ¿es recomendable?

Lactancia prolongada: ¿es recomendable?

Susana PérezEscrito por: Susana Pérez

Aunque no es muy habitual, son muchas las madres que optan por la lactancia prolongada para sus bebés, lo que supone prolongar la lactancia materna por encima de los 12 meses, e incluso de los 24 meses de edad.

Tanto es así, que es un hecho que en nuestro país la lactancia materna prolongada provoca rechazo social, lo que hace que en muchas ocasiones las mamás que optan por amamantar a niños mayores, especialmente en lugares públicos, centren las miradas de la gente y se encuentren con diferentes barreras.

Pero más allá de lo raro que pueda resultar y de las opiniones de la gente, a continuación vamos a analizar los pros y contras de la lactancia prolongada.

¿Qué dicen los expertos respecto a la lactancia materna prolongada? 

Según la Organización Mundial de la Salud, la lactancia materna exclusiva no debería superar los 6 meses de edad, ya que es el tiempo en que la leche materna debe ser el único alimento de los bebés.

Lo ideal sería combinar la leche materna con otros alimentos a partir de los seis meses y hasta los dos años de edad como máximo, ya que de lo contrario se corre el riesgo de crear una dependencia de la lactancia no sólo por parte del bebé, sino también de la madre.

Eso sí, aunque a partir de los dos años de edad la leche materna ya no es necesaria, tampoco es perjudicial, y en caso de que se prolongase en el tiempo, los peques no correrían ningún tipo de riesgo.

Son muchos los casos de madres que prolongan la lactancia materna hasta los 7 años, y que sus bebés crecen fuertes y sanos, sin ningún tipo de problema. De hecho, si retrocedemos en el tiempo, antiguamente era habitual que los niños siguiesen amamantándose de la madre hasta casi la adolescencia.

Curso alimentación BLW

Beneficios de prolongar la lactancia materna 

Además de no ser perjudicial, diferentes estudios han demostrado que prolongar la lactancia materna tiene una serie de beneficios para el niño, que se desarrolla a la perfección y goza de una muy buena salud.

Esto ocurre especialmente en los países subdesarrollados, donde la malnutrición infantil está a la orden del día, y la leche materna se muestra como una solución muy eficaz para que los niños puedan alimentarse en perfectas condiciones y reciban los nutrientes necesarios para su crecimiento.

A nivel de salud, los niños que siguen una lactancia prolongada tienen menor riesgo de padecer enfermedades autoinmunes y/o metabólicas, como pueden ser la diabetes o incluso el cáncer. Además, está comprobado que el coeficiente intelectual de estos niños es superior, experimentando una mejor adaptación emocional, además de mejores estados de salud mental en la edad adulta.

Por otro lado, también ofrece beneficios para las madres, ya que la lactancia materna prolongada reduce el riesgo de cáncer de ovario y de mama en las mamás, además de otras enfermedades como la diabetes y la obesidad.

Asimismo, también hay que decir que prolongar la lactancia materna estrecha el vínculo entre la madre y el peque, reduciendo las posibilidades de padecer una depresión post-parto.

Riesgos de la lactancia prolongada

Al no estar bien vista por la mayoría de la sociedad, han aparecido todo tipo de mitos falsos sobre los riesgos de la lactancia prolongada, ya que como hemos dicho, prolongar la lactancia no es perjudicial en absoluto, sino todo lo contrario.

El único riesgo de la lactancia materna prolongada es la dependencia del niño, ya que cuanto más tiempo tome el pecho, más complicado le resultará el destete.

Deja un comentario