¿Qué debo hacer si tengo mastitis?

¿Qué debo hacer si tengo mastitis?

Susana PérezEscrito por: Susana Pérez

Si has optado por la lactancia materna para tu bebé, antes de nada darte la enhorabuena, ya que sin duda es la mejor decisión que has podido tomar. Pero a la vez, debes tener en cuenta que la lactancia materna no siempre es fácil, y en ocasiones pueden aparecer complicaciones o molestias con el paso del tiempo.

Este es el caso de la mastitis, una inflamación del pecho que puede provocar un dolor localizado e intenso, que hace que muchas madres opten por dejar de dar el pecho, al menos durante un tiempo.

Si nunca has oído hablar de ella y quieres saber más, en este post te vamos a contar qué es la mastitis y qué debes hacer para solucionarla.

¿Qué es la mastitis?

La mastitis es una inflamación del pecho en su totalidad o de una parte, como consecuencia de dar el pecho al bebé, que produce dolor, calor excesivo y enrojecimiento de la mama, lo que provoca molestias al dar el pecho.

El enrojecimiento de la mama puede ser total o parcial, del mismo modo que ocurre con el endurecimiento por acúmulo de leche o el aumento de líquidos que aparece con motivo de la inflamación.

Consecuencias de la mastitis

La principal consecuencia de la mastitis es una fuerte molestia al dar el pecho al bebé, debido al dolor intenso que se siente en todo el pecho al mamar.

Para muchas madres la mastitis ha hecho de la lactancia materna una experiencia negativa, por la incomodidad y el dolor que provoca.

Es importante tratar la mastitis rápidamente y del modo adecuado para que no se vuelva en un problema crónico, llegando a formar un absceso mamario que puede llegar a precisar de cirugía para eliminarlo. En los peores casos, una mastitis muy avanzada con infección generalizada podría llegar a poner en riesgo la vida de la mujer.

¿La mastitis es habitual?

Según los estudios la mastitis aparece en el 20% de mujeres que dan el pecho a sus bebés, y en esos casos, es habitual que la mastitis aparezca entre la segunda y tercera semana tras el parto, y en cualquier caso, antes de la semana 12.

Aunque esto es lo más habitual, hay que decir que la mastitis puede aparecer en cualquier momento de la lactancia y sin avisar. Hay casos en los que la mastitis ha aparecido a los dos años tras el parto.

En la mayoría de casos la mastitis aparece por un abandono de lactancia materna demasiado temprano, lo que hace que la leche acabe estancándose y provocando la mastitis.

¿Cómo tratar la mastitis?

La mejor opción para tratar la mastitis es vaciar la mama correctamente y tomar los antibióticos adecuados, siempre tras una consulta previa al médico, para que pueda identificar la causa que la ha provocado e indicar el tratamiento más adecuado.

La mastitis aparece por una acumulación de bacterias que se deben eliminar con el vaciado, y luego tratar de solucionarla mediante antibióticos específicos para conseguir equilibrar la población bacteriana correcta.

La mastitis no debe echarte atrás en tu decisión de dar el pecho a tu bebé, pero sí debes ser consciente de que es un problema que puede aparecer que en cualquier caso, se puede solucionar fácilmente sin que provoque ningún problema en el futuro. 

Deja un comentario